Archive for the Los Investigadores de la Sociedad Category

Circo Romano

Posted in Los Investigadores de la Sociedad on 29 octubre, 2010 by El Blog de los Griegos

Posted in Los Investigadores de la Sociedad on 29 octubre, 2010 by El Blog de los Griegos

Combates de gladiadores

 

El origen de los combates de gladiadores hay que buscarlo en las costumbres funerarias de los etruscos, en cuyos monumentos aparecen representados y, remontándose algo más, es probable que se encontrase alguna relación con la costumbre de inmolar los prisioneros en la tumba del héroe muerto en la guerra, practicada por algunos pueblos primitivos.

Constituían una parte de los juegos fúnebres de los etruscos y parecen referirse al culto de Saturno, lo cual indica que en un principio se celebraban durante las Saturnales. Dichos combates se introdujeron en Roma hacia el siglo III a. C. Como no siempre había prisioneros que combatieran mientras el cadáver se quemaba en la pira, pues tal era el momento en que se producía el duelo gladiatorio, en que la sangre que se vertía era como un holocausto ofrecido al difunto, no faltaban hombres temerarios que se prestaban libremente a combatir. Tales fueron los primeros gladiadores.

Como sucedió con otras muchas costumbres de la antigüedad, los combates de gladiadores, que habían comenzado por ser un rito de significación religiosa, acabaron por ser un espectáculo bárbaro y sangriento que llegó a inspirar una pasión desenfrenada.

Si se ha de creer a Valerio Máximo, los hermanos Marco y Décimo Bruto dieron el primer munus gladiatorium en el año 490 de Roma, 264 a. C., en el foro Boario con motivo de los funerales de su padre.

Como eran muchos los sistemas ideados para combatir y variados los lances y suertes de cada combatiente, se fijaron reglas al arte del gladiador, cuya enseñanza estaba encomendada a los lanistas o gladiadores viejos. A cargo de éstos, estaban los gladiadores fiscales, o dependientes del fisco, pues el Estado los mantenía bajo un régimen especial y les pagaba. Otros lanistas reclutaban y mantenían muchachos para combatir en la arena, que luego alquilaban para funerales, comidas y otras solemnidades. No faltaron tampoco particulares opulentos que tenían gladiadores y los césares, como es lógico, poseían los mejores.

Los autores antiguos, especialmente Suetonio, dan muchos detalles de los combates de gladiadores y de la intervención que en tales fiestas tomaron algunas veces los emperadores. Por ejemplo, Nerón hizo pelear un día en el anfiteatro a cuatrocientos senadores y doscientos caballeros. Trajano, de vuelta de su expedición al Danubio, hizo que, en los 123 días de las fiestas organizadas, combatieran diez mil gladiadores.

Los gladiadores educados en las escuelas por los lanistas se alquilaban o vendían, de suerte que los lanistas eran al mismo tiempo sus maestros y sus empresarios. Estas escuelas, que la gente rica se daba el lujo de sostener en los últimos años de la República, estaban repartidas en diferentes puntos del territorio romano. El Imperio fundó muchas otras: Domiciano estableció cuatro en Roma, llamadas ludus Gallicus, Dacicus, magnus y matutinus. En Preneste, Rávena y Alejandría, a causa de lo saludable de su clima, se establecieron de esta clase de instituciones imperiales y la escuela de Esgrima de Capua conservó mucho tiempo su antigua reputación.

circo romano

Posted in Los Investigadores de la Sociedad on 29 octubre, 2010 by El Blog de los Griegos

historia del circo romano

El circo romano como tal tiene sus orígenes en los antiguos hipódromos helénicos, de Grecia, cuyo modelo fue copiado por los reyes etruscos de Roma para proporcionar al pueblo divertimento en los días sagrados. Era un recinto de forma elíptica con gran capacidad de masas (más de 150.000 personas, el Circo Máximo) donde se celebraban juegos públicos (los ludi circenses) , aunque los más famosos eran las carreras de cuádrigas y carros. El Circo Máximo de Roma es el más conocido, hoy cubierto de hierba, pero como institución del Imperio el esquema del circo se reprodujo por los múltiples enclaves que dominaba, incluyendo Hispania. Uno de los circos mejor conservados es el de Tarraco (Tarragona), edificado a finales del siglo primero.

Combates de gladiadores

 

El origen de los combates de gladiadores hay que buscarlo en las costumbres funerarias de los etruscos, en cuyos monumentos aparecen representados y, remontándose algo más, es probable que se encontrase alguna relación con la costumbre de inmolar los prisioneros en la tumba del héroe muerto en la guerra, practicada por algunos pueblos primitivos.

Constituían una parte de los juegos fúnebres de los etruscos y parecen referirse al culto de Saturno, lo cual indica que en un principio se celebraban durante las Saturnales. Dichos combates se introdujeron en Roma hacia el siglo III a. C. Como no siempre había prisioneros que combatieran mientras el cadáver se quemaba en la pira, pues tal era el momento en que se producía el duelo gladiatorio, en que la sangre que se vertía era como un holocausto ofrecido al difunto, no faltaban hombres temerarios que se prestaban libremente a combatir. Tales fueron los primeros gladiadores.

Como sucedió con otras muchas costumbres de la antigüedad, los combates de gladiadores, que habían comenzado por ser un rito de significación religiosa, acabaron por ser un espectáculo bárbaro y sangriento que llegó a inspirar una pasión desenfrenada.

Si se ha de creer a Valerio Máximo, los hermanos Marco y Décimo Bruto dieron el primer munus gladiatorium en el año 490 de Roma, 264 a. C., en el foro Boario con motivo de los funerales de su padre.

Como eran muchos los sistemas ideados para combatir y variados los lances y suertes de cada combatiente, se fijaron reglas al arte del gladiador, cuya enseñanza estaba encomendada a los lanistas o gladiadores viejos. A cargo de éstos, estaban los gladiadores fiscales, o dependientes del fisco, pues el Estado los mantenía bajo un régimen especial y les pagaba. Otros lanistas reclutaban y mantenían muchachos para combatir en la arena, que luego alquilaban para funerales, comidas y otras solemnidades. No faltaron tampoco particulares opulentos que tenían gladiadores y los césares, como es lógico, poseían los mejores.

Los autores antiguos, especialmente Suetonio, dan muchos detalles de los combates de gladiadores y de la intervención que en tales fiestas tomaron algunas veces los emperadores. Por ejemplo, Nerón hizo pelear un día en el anfiteatro a cuatrocientos senadores y doscientos caballeros. Trajano, de vuelta de su expedición al Danubio, hizo que, en los 123 días de las fiestas organizadas, combatieran diez mil gladiadores.

Los gladiadores educados en las escuelas por los lanistas se alquilaban o vendían, de suerte que los lanistas eran al mismo tiempo sus maestros y sus empresarios. Estas escuelas, que la gente rica se daba el lujo de sostener en los últimos años de la República, estaban repartidas en diferentes puntos del territorio romano. El Imperio fundó muchas otras: Domiciano estableció cuatro en Roma, llamadas ludus Gallicus, Dacicus, magnus y matutinus. En Preneste, Rávena y Alejandría, a causa de lo saludable de su clima, se establecieron de esta clase de instituciones imperiales y la escuela de Esgrima de Capua conservó mucho tiempo su antigua reputación.

circo de roma

Posted in Los Investigadores de la Sociedad on 29 octubre, 2010 by El Blog de los Griegos

http://www.youtube.com/watch?v=L_7f-k9sq7U

un mito de la diosa demeter

Posted in Los Investigadores de la Sociedad on 27 octubre, 2010 by El Blog de los Griegos
Deméter – Mitología Griega

diosa de la agricultura

INDICE

Deméter (“diosa madre” o “madre de la cebada”) es la diosa griega de la agricultura, , vivificador ciclo de la vida y la muerte, y protectora del matrimonio y la ley sagrada. Se la venera como la “portadora de las estaciones” en himno homérico, un sutil signo de que era adorada mucho antes de la llegada de los Olímpicos. Ella y su hija Perséfone también eran las figuras centrales de los misterios eleusinos que precedieron al panteón Olímpico.

Se suele confundir a Deméter con Gaia o Rea, y con Cibeles. El epíteto de la diosa revela lo amplio de sus funciones en la vida griega. Deméter (“madre del grano” o “madre de la tierra”) y Coré (“doncella del grano”) se solían invocar como to theo (“Las Dos Diosas”), y así aparecían en las inscripciones en griego lineal B del Pylos micénico en tiempos pre-helénicos. Una conexión con los cultos a diosas de la Creta minoica es bastante probable. Deméter enseñó a la humanidad las artes de la agricultura: sembrar de semillas, arar, recolectar, etcétera. Era especialmente popular entre la gente del campo, en parte porque eran los beneficiarios más directos de su ayuda, y en parte porque eran más conservadores a la hora de guardar las viejas costumbres. De hecho Deméter era fundamental en la antigua religión de Grecia. Reliquias propias de su culto, como cerdos votivos de arcillas, se fabricaban en el Neolítico. En la época romana, aún se sacrificaba una marrana a Ceres cuando había una muerte en la familia, para purificar la casa.

Relato acerca del Dios Poseidón

Posted in Los Investigadores de la Sociedad on 27 octubre, 2010 by El Blog de los Griegos

DIOS POSEIDON

Posted in Los Investigadores de la Sociedad on 25 octubre, 2010 by El Blog de los Griegos

POSEIDON 

Características:

  1. Era el primer hijo de la unión entre cronos y rea
  2. tenia un poder fabuloso
  3. controlaba a los terremotos y alas tormentas
  4. era el rey absoluto del mundo marino
  5. gobernaba mares, océanos, lagos y ríos
  6. era el dios del mar

Unas de sus leyendas o mitos:

Al nacer, su madre lo salvo de ser devorado por su propio padre, escondiéndolo entre unos corderos y entregando a cronos un pequeño potro para que saciara su ansia devoradora .Claro que, según otras versiones, si que fue engullido por su progenitor y rescatado mas tarde por su hermano Zeus.